17.12.08

Yum yum! Qué rico!

Según el artículo "Zumoterapia: el poder sanador de los jugos", de la revista Mujer Eki, existe una preparación muy beneficiosa para los enfermos renales. Consiste en un licuado de espárragos con un poco de agua. Lo mejor, es que no hay que beber uno no sino ¡dos! deliciosos vasos diarios.

Otra que El Gourmet.




5 comentarios:

Eric dijo...

Lo más raro que probé fue el jugo de zanahorias. A este me lo imagino más o menos como una sopa fría de espárragos. Caliente, es mi preferida. Así, no sabría decirte...

Alejandra dijo...

Naty, leer tu blog me dejó muchas sensaciones difíciles de enumerar en un cuadrito tan chico.
Lo único que puedo decir es que escribir es una de las mejores recetas para exorcizar los demonios.
Un abrazo grande.

El gato vagabundo dijo...

Decia una "experta" en sexo, que los esparragos le cambiaban el sabor al... bueno... cuando uno traga... se entiende. Segun decia, el resultado era espectacular.

Quizas no sea tan descabellada la receta. Yo que vos le agrego un tomatito cherry licuado, y un toque de muzzarella. Quien te dice, inventamos el trago del verano.

distraida* dijo...

Ja ja, mi tío toma licuado de bana con claras de huevo y hierro (de esos que toman los bebés y pintan todo de violeta)...
Un asco!!!

Natalia Alabel dijo...

Eric, no he probado el jugo de zanahorias, pero para esto pasé por toda clase de brebajes muy ridículos, que iré contando a lo largo del blog.

Ale, gracias, me interesaba que lo leyeras no sólo porque sos médica, sino porque admiro Crónicas del Monte -y esto se tata de eso, de exorcismo-

Gato, no sé de qué trabajarás, pero...no te dediques a barman, por favor :)

Distraída, hasta la banana íbamos bien...pero...aajjj!!!