6.1.09

Teatro Igan del absurdo presenta: La médica manosanta de Caseros (Parte III)



MÉDICA MANOSANTA (off)
Bueno, si quieres pides el remise aquí…



Volteé de inmediato. Una señora regordeta salió de un pasillo, seguido por la médica. Ella regresó enseguida al consultorio, y pude verla por un momento nada más: petisa, rubia, cabello corto, sesenta años aproximadamente. Vestía un guardapolvo blanco.
Me tranquilicé, francamente a esas alturas esperaba una brasilera umbanda con polleras de colores, con un gallo en una mano y una cuchilla en la otra.

Tuve que esperar casi dos horas a que me atendiera. Pero cuando salí de la consulta, deseé que hubiera sido la brasilera…al menos hubiese bailado al ritmo de los tambores.

5 comentarios:

Natalia Alabel dijo...

Muchas gracias a todos por sus comentarios en el post anterior. Me hacen sonreír, y se agradece.

El gato vagabundo dijo...

Era mi tia!
Algun dia te contaré las andanzas de mi tia en una umbandista... para morirse de risa.

Eric dijo...

Cada vez que entro acá me voy con ganas de más!

Sil dijo...

Hola Natalia, llegué acá desde tu otro blog.
Me atrapó inmediatamente porque hace casi 8 años que mi papá tiene una enfermedad autoinmune (vasculitis) que entre otras cosas le produjo una insuficiencia renal crónica, así que sé cómo se siente (aunque no en carne propia) el tema de las internaciones y tratar con los empleados incompetentes del sanatorio, la biopsia de riñón, el pedido de ayuda celestial, la comida sin sal y la búsqueda de tratamientos alternativos con manosantas (hubo uno que quería hacerle un tratamiento con nafta para aviones!!!!).
En fin, te seguiré leyendo y que sigas bien.

Natalia Alabel dijo...

Nafta de aviones?! conmigo tan al carajo no se fueron...