3.2.09

Fue una sensación extraña. Como mirarse al espejo y descubrir que se tiene la piel verde. Miré mi frasco lleno de sangre hasta que un nuevo temblor de fiebre me devolvió a la realidad.
"Infección urinaria", declaró el médico. Debía hacerme una ecografía, pero a esa hora no había ecografista disponible. "Tardará como una hora en venir. No tiene sentido".
Una enfermera entró con una aguja enorme. "¿Eso me vas a poner?", pregunté nerviosa. Esto pareció molestarle, porque asintió de mal modo y sin preámbulos me clavó la inyección de ibuprofeno en la cola.

El médico me mandó a casa con un día de reposo y unos antibióticos.

Craso error.

7 comentarios:

Eric dijo...

Lo de la piel verde me hizo acordar a la serie "V invasión extraterrestre". Me sentí muy reflejado en esa imagen (y en ese espejo). Durante mucho tiempo, la piel verde fue la imagen de lo extraño.
Quiero seguir leyendo!

Lin dijo...

No hay nada peor que una enfermera mala onda.. Cuando tenía 7 me tuve que hacer un halter, nunca me voy a olvidar de la enfermera-bruja que me sacó las cintas adhesivas de a tirones diciendo que no sea exagerada que no dolía...

Paula, la malvada dijo...

Naty... no sé si te sirve esta apreciación pero vas muy bien contando esta historia.

Por otro lado, así nomás sin nada dijo "infección urinaria"... dios!

Gran Lady dijo...

Parece mentira que la mayoría de las veces los médicos te mandan a casa diciendo que no tenés nada, que es una pavada. Obviamente el Dr. House es solamente un personaje de ficción (o aparecerá un Dr. House en la historia?)

Acerbus dijo...

Me acuerdo cuando me fracturé la tibia, cerca de la rodilla, el traumatrólogo (era medio afeminado) me dijo, luego de clavar una agua enorme en mi lesionada articulación:

-Eh! ¿Qué clase de hombre sos vos que no aguantas un poco de dolor?
Le contesté:
-Uno que te va a hacer un enema con esa aguja, sin anestesia, para ver que clase de hombre sos vos.

Todo eso ante la antónita mirada de mi padre, que trataba de calmarme para que no lleve mi amenaza a la práctica.
Que te mejores.

Natalia Alabel dijo...

Eric, yo vendría a ser Dana la Malvada, entonces?

Lin, es habitual que los enfermeros te traten de cobarde. Pero ellos no se bancan que les saquen sangre. Una amiga recientemente recibida de médica me explicó que es bastante habitual que los profesionales de la salud se impresionen mucho cuando les toca a ellos. Es decir, pueden hacérselo a otros, pero no a ellos mismos.

Pau, gracias. La cuestión fue que durante el verano yo había tenido una infección urinaria común y corriente, tomé antibióticos dos días y se me pasó. Le conté esto al medico de guardia, quien al ver la sangre en la orina sumó 2 + 2 y concluyó que tenía una infección nuevamente. Pero la vez anterior no había meado sangre, ni a palos!

Gran Lady, no tengo un dr House pero sí médicos y gente maravillosa en medio de tanta mediocridad, ya sabrán de ellos.
Es gracioso que lo menciones porque mi vieja es tan fanática de la medicina que le decimos Doctora House. Ella saca conlusiones apresuradas, interpela a los médicos de igual a igual y se cree que puede leer un análisis y determinar qué está sucediendo. Es tremenda!

Acerbus: tomaré nota de tu respuesta, espero no tener que usarla.

Directora de Orquesta dijo...

Nat, coincido 200%: todos los enfermeros y los médicos son muy cagones. Y de puro sádicos te recetan cosas que no serían capaces de soportar ni en sus peores pesadillas