26.5.09

Una entrada que no tiene mucho que ver con Igan, pero se me dio por escribir igual.

La semana pasada se subió al ascensor de la facu una chica en silla de ruedas. Tenía más o menos mi misma edad, y una amiga o hermana la ayudaba a trasladarse. Recuerdo claramente haber pensado que debía ser una situación de mierda.
Unos días más tarde tuve un desgarro muscular, y no pude caminar en absoluto. La pierna derecha me estallaba cada vez que apoyaba el pie. Ahora me duele menos y puedo hacer breves trayectos dentro de mi casa. No es nada realmente preocupante, de hecho en tres semanas, según el traumatólogo de la guardia, voy a estar como antes.
El caso es que pude observar el mundo desde la perspectiva de esa chica del ascensor. Creánme, no está nada bueno. Y aunque uno sabe que nuestro diseño urbano no contempla en absoluto a las personas incapacitadas de trasladarse sobre sus dos piernas, saberlo y vivirlo son dos cosas totalmente diferentes.
Es asombroso cómo uno no se sensibiliza por algo hasta que no lo vive.


18.5.09

¡¡Hoy fui al médico y me fue muy bien!! Le llevé los análisis nuevos y se mostró satisfecho. Como les conté, he adoptado la costumbre de no retirar los estudios antes de ver al nefrólogo para no angustiarme con cosas que no entiendo. De todas maneras, mientras esperaba a que me llamara, leí todo. Algunas cosas se veían por encima de los valores normales. No dije nada al doc, esperé en silencio a que los leyera primero. Después de decirme que veía todo en orden, le pregunté por esos datos.

César
¿Esto? No, esto está bien...porque la jhiuasfdfosfatasa y liuebchsyufgasarasa son adecuadas...y esto, la ruoisdhyuhnisencia está bien, así que no te preocupes.
Alabel
Aaahhh...sí, claro.

Por más que quiera, no voy a entender cómo carajo se mide una microalbuminuria por método inmunoturbidimétrico de un día para el otro.