29.6.09

La dieta que me asignaron, como he comentado anteriormente, era hipoproteica e hiposódica. Como casi todo tiene proteína y/o sal, tenía casi todo vedado.
Los productos comprados abundan en sodio. Las facturas suelen tener sal en la masa y una cierta cantidad de proteínas. Los lácteos, gran cantidad. Excepto por la crema y la manteca. Así es: como son grasas, al contrario de lo que se pueda creer, no tienen nada de proteína. Entonces, no podía comer milanesas de soja ni postrecitos light ni galletitas ni facturas ni dulce de leche ni casi nada, pero sí frutillas con crema. ¡Pavada de dieta!

14.6.09


-A mí al principio me pasaba lo mismo, lloraba porque no le sentía gusto a nada, porque no podía comer afuera...pero te vas a acostumbrar, e incluso te va a gustar mucho más la comida así que la de antes. Te juro que es así. Ahora mucha me satura, me es desagradable. Aprendí a cocinar con diversos condimentos, y de hecho cocino mejor que antes. Hasta a mi familia le gusta lo que preparo.


-Dejate de joder.

Cada vez que conozco a alguien que debe comer sin sal y se queja por ello, me contestan lo mismo. ¡Nadie me cree!