26.12.09

Comer en Navidad


Ya conté en varias ocasiones que debo cuidarme en las comidas. Debido a la nefropatía tengo que restringir el consumo de proteínas y de sal.
En los últimos meses, como vengo estable, el médico me dijo que si quería comer con sal (moderadamente) lo hiciera, y que podía consumir más cantidad de proteínas. Eso me relajó muchísimo, ya que vivir a dieta, contando todo lo que consumía, me estresaba mucho.
No puedo comer medio kilo de asado, obviamente, pero sí más de 100 grs de carne. Eso es maravilloso.
En cuanto a la sal, me desacostumbré de tal manera, que la uso muy poco. En ensaladas y carnes, ni siquiera la tengo en cuenta. Si utilizo queso o caldos, no uso sal. Me empalaga.

Todo esto viene a que mi familia me ayuda un montón con el tema. Para Navidad mi abuela, mi tía y Vivi prepararon comidas con poquísima sal o directamente sin nada. Hubo variedad de entradas, principales y postres, de forma que pude llegar a un equilibrio. Había un montón de cosas que yo no comí, o apenas probé; y había otras tantas que eran ideales para mí, pero no por eso menos ricas para el resto.

No quiero decir que la comida de toda la familia gire a mi alrededor, de ninguna manera. Se trata de adaptación. Todo el rollo de tener una enfermedad crónica pasa por la adaptación.
Y cuando tu familia te da una mano, es un millón de veces más fácil.



5 comentarios:

Mike P dijo...

estoy muy de acuerdo, y es un golazo que tu familia entienda verdaderamente la situación para ayudarte y que también se alimenten bien

sin hacer comparaciones, con el tema de la presión primero, y la diabetes después con mi viejo aprendimos a comer casi sin sal y bajamos muchisimo en el uso de azucar en general...tanto que casi no uso condimentos hoy día, ni para las papas...

felices fiestas na!

Figo/Mike P

Co dijo...

Me alegro mucho que tu familia te apoye. Nada más importante.
También me alegra que hayas pasado una feliz navidad!

BUEN AÑO!

Zeithgeist dijo...

igualito que mi enfermedad del estomago del año pasado.. La flía se dedicó a hacer miles de exquisiteces q eran una bomba para mi, nada PARA MI, y chillar cada vez q levantaba el tenedor: ESO NOOOO QUE TE HACE MAAAAL.
porrrca miseria.

...(des)encontrada... dijo...

Me lei todo el blog en la mañana de hoy... Muy duro lo que te toca vivir! Pero está bueno como lo contas y puede darle fuerzas a otros, no lo cierres!

Besos

D

Lic_jasper dijo...

Que bueno que la flia se adapte a la situacion familiar de cada uno, mas alla de lo tengas.
Me recordaste que hace unos años, cuando mi viejo, hipertenso, termino en un hospital casi casi estirando la pata, que entre todas las cosas que le obligaron, existia la de comer sin sal, obviamente.
Una decada despues, es cierto que como mucho, pero fue tal el empeño que le pusimos para que el no le pusiera sal, que todos nos acostumbramos a eso.