25.4.13

Regreso

Pero qué cagada volver a escribir acá, che.

Me da mucha más vergüenza que antes, porque ahora es fácil saber quién soy. Antes estaba amparada en el anonimato de la vieja época de los blogs. Se extraña un poco. Ahora Google te vincula todo con todo, ¡botón!

En algún momento consideré escribir en el anonimato nuevamente. Pero para eso hubiera tenido que:
crear un nuevo blog
para crear un nuevo blog necesitaba una cuenta de e-mail
abrir una nueva cuenta de e-mail, porque las que tengo de Gmail se hubieran vinculado con mi actual 'identidad digital'
pero, momento, para usar Blogger tengo que tener una cuenta de Gmail, y para tener el blog separado de mi cuenta actual tengo que
a) tener distintos usuarios en Chrome, y ya tengo como tres o cuatro. Embole
b) usar distintos navegadores
c) usar Chrome de incógnito
conclusión: qué fiaca Blogger, tendría que usar Wordpress
cielos, ya tenía un blog en Wordpress que había dado de baja
otra opción hubiera sido abrir un Tumblr, pero no me gusta el formato
y así infinitamente hasta que te gana la fiaca y decidís escribir de todas formas y si te reconocen bien, y si no, también.

Y ahora publico esto sin revisar siquiera si los tiempos verbales tienen coherencia, porque necesito publicar YA.

Igan y yo volvimos, y tenemos mucho para contar.



2 comentarios:

Ana dijo...

No me digas!!!

(Reite, pero para mí sos Natalia Alabel en la virtualidad y en la realidad! ja)

Natalia Alabel dijo...

Hola Ana! Gracias por pasar y comentar. Es gracioso, pero mucha gente que me conoció a través del blog se confunde mi apellido ficticio con el real...