26.4.13

Tengo una púrpura

Paso a explicar a los recién llegados.

(si el recién llegado es alguien que me está evaluando por un trabajo, le aviso que aunque todo esto suene muy terrible, desde hace años llevo una vida normal y trabajo como cualquier cristiano. Gracias por su atención. Prosiga con la lectura)

Cuando abrí este blog había sido diagnosticada con una nefropatía por iGa, también conocida como Enfermedad de Berger. Se trata de una enfermedad autoinmune que afecta a los riñones. En criollo, mis anticuerpos opinan que mis glomérulos, las unidades filtrantes del riñón, son una cosa a la que hay que eliminar. Como cuando atacan a un virus o a una bacteria, ¿vieron?

Unos años después me aparecieron unas manchas extrañas en la piel, y adivinen qué: ¡eran un ataque autoinmune! Las manchas se fueron y los médicos determinaron que lo que tengo es una púrpura, pero no saben cuál. Los resultados de las biopsias no permiten determinarla exactamente. Creen que probablemente sea una púrpura de Schönlein-Henoch. No, no sé escribirla de memoria, tengo que buscarla en Wikipedia y hacer copy-paste.

En este momento estoy llevando a cabo un tratamiento con corticoides. Mis riñones responden de manera estupenda: mis actuales exámenes de orina son tan buenos como los de un deportista de alto rendimiento. Bueno, no sé si tanto. Mejores que los de Lance Armstrong seguro.

*
*
*

El detalle, pequeñísimo, ínfimo y microscópico como un glomérulo detalle, es que los corticoides me están jodiendo todo lo demás.




1 comentario:

Ana dijo...

Uh, Nati!!
Qué cagada! Acá estamos para hacerte el aguante.
beso.